"LA FELICIDAD ES UNA OLA PODEROSA"
ALFONSO BARRERA

12 de agosto de 2021

Hay un sueño recurrente en mi vida: estoy perdida en alguna playa, soy diminuta y tengo enfrente una inmensa ola que está a punto de romper y caer sobre mí con toda su avasalladora fuerza. Siento que no lo voy a soportar, me va a tragar y voy a desaparecer... voy a morir. 

En mis sueños, el agua siempre ha tenido una relación profunda con el estado de mis emociones; aparecen lagos tranquilos y transparentes en periodos de paz y calma en mi vida, o tsunamis destructivos que derriban todo a su paso en periodos de inevitable conflicto y caos. Según algunas líneas del psicoanálisis freudiano, el agua en los sueños revela mucho del subconsciente. Para Jung, sin espiritualidad no se puede llegar a la comprensión de este elemento en nuestra psique. Por otro lado, la importancia del agua está presente en muchas formas no hegemónicas de pensamiento. Para la astrología, por ejemplo, existen cuatro grupos arquetípicos basados en los elementos de la naturaleza que describen formas de ser y actuar en lxs humanxs. Se dice que aquellos signos agrupados en el elemento agua tendrán que desarrollar el uso adecuado de sus emociones a lo largo de su vida. En el tarot, a su vez, el agua ocupa un lugar relacionado principalmente con el corazón, eje de gran poder sobre los arcanos menores. Tal es el caso del palo de copas que representa, entre algunos conceptos, el amor, la amistad y la alegría. 

Pensé en agua desde el primer momento que vi las casi 50 piezas que Alfonso Barrera imaginó, dibujó, pintó y creó en un periodo aproximado de 10 meses. Después, cuando iniciamos un diálogo en torno al cuerpo de trabajo que ustedes presencian ahora, Alfonso lanzó cuatro posibles títulos para significar su obra. Al escuchar “La felicidad es una ola poderosa”, ambos encontramos que aquél era el idóneo para guiar muchos de los símbolos contenidos en su trabajo, pues expresa prematuramente parte de su inconsciente y, a su vez, una idea clara del periodo actual que atraviesan sus procesos creativos. 

Muchas de las imágenes que encontraremos en esta muestra serán ejemplo de ello. Formulaciones intuitivas se dibujan y aparecen desde lo no concreto: mujeres nadadoras, mujeres pochote, animales trascendiendo su naturaleza, citas y referencias importantes que evidencian su bagaje como artista, así como personas cercanas, personas inventadas y personas resignificadas que bailan, se esbozan y cobran vida en su pintura. Este universo es representado con una paleta de color muy vibrante y probablemente nueva en la obra de Alfonso, como síntoma de esta etapa de su vida. El artista nos ofrece un paseo por un espacio de fantasía donde el reto será abandonar la necesidad de atrapar algún sentido, a menos que se posea la capacidad de dar significado absoluto a lo más profundo del inconsciente.

Alfonso tiene una sensibilidad especial para liberar, a través de su psique, un mundo que nace de la mezcla azarosa de imágenes y desde una intuición genuina. Pienso y siento que es como si él caminara con los ojos cerrados en terrenos nunca antes habitados y aun así conociera el camino. Foráneo de procesos académicos o de métodos que apoyan y refuerzan una producción artística de élite, Barrera transita diversas disciplinas como la música y los procesos editoriales con la apertura de encontrar mejores formas de vincularse como humano y de espejarse de manera sincera con sus pares, más que estar preocupado por la meritocracia de la alta cultura que ha adoptado consciente o inconscientemente la exigencia sistémica de un arte en función de la productividad material y económica.

¿Así se ve y se siente esa ola llamada felicidad cuando logra vencer al inconsciente en la batalla heroica del autoconocimiento?

Esta exhibición es una invitación a preservar la libertad de los sentidos y es un merecido espacio dedicado a la producción de un artista en busca de la honestidad. 

Inari Reséndiz.

Texto de sala de la exposición “La felicidad es una ola poderosa” 

Galería NN, Oaxaca, MX. 2021.